Libros de José-Fernando Rey Ballesteros

29 Octubre, 2013 – Espiritualidad digital

Como la levadura, salvo en una cosa…

levadura    En palabras del Señor, el reino de Dios se parece a la levadura que una mujer toma y mete en tres medidas de harina, hasta que todo fermenta. Se parece porque los hijos de Dios tienen el poder de la levadura: el de insuflar Espíritu Santo en las almas y levantarlas, como un pan, llenas de Cielo. Son introducidos por una mujer, la Iglesia; cuando ella administra el bautismo a un hombre, lo deja introducido en el mundo para hacerlo fermentar. Entran en tres medidas de harina, y eso es el mundo, harina sin fermentar. Y están dentro del mundo hasta que todo fermente, hasta que el mundo esté preparado para recibir al Hijo de Dios.

    Sin embargo, hay algo en lo que no se parece: la levadura no sabe que va a morir. Los cristianos saben que anunciar el Reino es morir, y por no morir forman grumo en lugar de fermentar el pastel. Disfrutan de su fe sin compartirla; se reúnen entre ellos para descansar; callan el nombre de Cristo; se encierran en sus casas y trabajos dejando que la harina quede sola… Lleva mucho tiempo el pan en el horno y no levanta. ¿Se cansará el Cocinero?

(TOI30M)

Las siete palabras desde la cruz: a la venta por 2,99€