Liber Gomorrhianus

26 octubre, 2013 – Espiritualidad digital

El tiempo que nos quede…

tiempo    «Deberíamos morir todos a los cuarenta. Pero, a partir de esa edad, Dios nos concede unos años para que hagamos penitencia por los pecados cometidos hasta entonces y así podamos presentarnos ante Él en condiciones». Esto me lo dijo un amigo sacerdote cuando cumplí cuarenta años. Me impresionó. Puede que sus cálculos matemáticos no fueran precisos, pero, números aparte, estaba proclamando una gran verdad: el tiempo de vida que nos quede es el que Dios nos da para que nos preparemos a encontrarnos con Él.

    Señor, déjala todavía este año, a ver si da fruto. Si no, la cortas. Me hablaron de un hombre a quien le han diagnosticado una enfermedad grave y le han anunciado que le queda poco tiempo. El pobrecillo ha hecho lo que ha visto hacer en las películas: ha redactado una lista de deseos que quiere cumplir antes de morir, y se ha puesto a ello con un afán desmedido. Entre esos deseos no estaba el de confesarse, y sí el de acumular materia propia de confesión. ¡Qué lástima!

    A ti te lo digo yo: te queda poco tiempo. Aprovéchalo para hacer penitencia y poner el alma en orden, porque vas a presentarte ante Dios.

(TOI29S)

Las siete palabras desde la cruz: a la venta por 2,99€