Evangelio 2018

18 septiembre, 2013 – Espiritualidad digital

Como niños sentados en la plaza

niños sentados en la plaza    Imagina a la Humanidad como a unos niños sentados en la plaza. Si fueran mayores, pensaríamos que están criticando. Pero los niños sólo juegan. Eso es la vida: un juego de niños. No lo tomes a broma: es algo muy serio.

    Hay dos equipos: de un lado, el capitaneado por Jesús, del que forman parte la Virgen y los apóstoles. Del otro, quizá tú y yo. Cuando los primeros tocan la flauta, los segundos deben bailar para vencer. Cuando cantan lamentaciones, deben llorar para vencer. La victoria es la vida eterna, porque la esquina de la plaza en que está sentado Jesús es la eternidad.

    Tocamos la flauta y no bailáis, cantamos lamentaciones y no lloráis. Se rompió la plaza. Los niños del segundo equipo decidieron jugar a ser mayores, y comenzaron criticando a los del primero. Luego, fabricaron flautas, compusieron sus lamentos, y se mueven a su antojo. Lloran por lo que a Jesús le hace reír, y ríen por lo que a Jesús le hace llorar. Suena la flauta divina con el gozo del Amor de Dios. ¿Quién bailará? Canta lamentaciones Jesús, porque, al romper la plaza, esos niños ya no pueden llegar a su esquina. ¿Quién llorará?

(TOI24X)