“Evangelio

10 Septiembre, 2013 – Espiritualidad digital

El descorazonado corazón sin carne

espiritualismo    Uno de los errores que más daño han hecho a la fe de los sencillos es el espiritualismo. Dicen: «¡Lo que importa es el corazón!», mientras da igual cómo se venga vestido a misa, lo preciosos que sean los sagrarios, lo devotas que sean las imágenes, o cómo vayamos vestidos curas y monjas. Como «lo que importa es el corazón», no es preciso confesar sacramentalmente -desde el corazón se confiesa uno con Dios-, ni ir a misa los domingos, -ya tiene uno en el corazón su iglesia-. Qué espiritualidad tan refinada… para quienes no tengan que comer tres veces al día. Con el corazón solo no se come.

    La gente trataba de tocarlo, porque salía de él una fuerza que los curaba a todos. El corazón de aquellas gentes era de carne. Sabían que uno no come si no mastica y no sana si no toca. Por ellos instituyó Jesús los sacramentos, donde el signo de la gracia se toca, se escucha, se ve y se come. Y por ellos sabemos que, aunque el corazón importa, para que Dios llegue allí hay que abrirle la puerta por la boca, el oído, y los ojos. ¡Bendita carne, que recibe a Dios!

(TOI23M)