Libros de José-Fernando Rey Ballesteros

7 Septiembre, 2013 – Espiritualidad digital

Señor del sábado

señor del sábado

Santo Sepulcro

    Con el sábado fue Jesús especialmente provocativo: curó enfermos, les mandó caminar y llevar la camilla, y permitió a sus discípulos hacer pan en la boca con el trigo. No cabe la menor duda de que lo hizo a propósito, y de que con ese gesto quiso gritar, al modo en que antes lo habían hecho los profetas.

    El Hijo del hombre es señor del sábado. Pero el sábado, era, precisamente, el día del Señor, del Dominus Deus Sabaoth. Si el Hijo del hombre es dominus sabaoth, ¿no está Jesús gritando, para quien quiera entender, que Él es Dios, y que viene a reclamar sus sábados?

    ¿Y no está gritando, también, que el descanso del sábado, pausa del trabajo creador del Dios, ha concluido? Ha llegado la hora en que en sábado, mientras Dios parece descansar en un sepulcro, los enfermos, por su muerte, son curados, y el sepulcro es horno donde se prepara el Pan de vida, que será entregado y ofrecido a Dios todos los domingos de la Historia.

    Bajo la tierra, en ese sepulcro, en lugar de la quietud del sábado, se escucha el temblor que precede a la erupción del volcán. El domingo estallará la Vida.

(TOI22S)