Evangelio 2018

28 agosto, 2013 – Espiritualidad digital

Mis dudas sobre la mujer del César

la mujer del César    Junto al de Mary Poppins, uno de los procesos de beatificación más discutibles sería el de la mujer del César. Afortunadamente, ninguno de ellos figura en la agenda de la Congregación para las causas de los santos. Pero, si llegase el momento, habría que analizar el dicho que ha otorgado fama a esta buena mujer: «La mujer del César no sólo debe ser buena; también debe parecerlo». Jesucristo murió como un blasfemo, y Él mismo dijo a los fariseos: por fuera parecéis justos.

    Son multitud los santos que han cruzado la Historia entre improperios, o han sido tenidos por herejes. Otros santos han pasado por tontos, mientras que un buen número de tontos han pasado por santos. Sólo después de cruzada esa línea tras la que tanto el santo como el tonto dejan de cumplir cada mañana con la visita al cuarto de baño, la Iglesia pone a cada uno en su lugar. Al menos, al santo; del tonto prefiere hablar poquito.

    Si el refrán significa que no debemos provocar escándalo innecesariamente, bienvenido sea y que comience el proceso de beatificación de la consorte. Pero cuidado con empeñarse en parecer buenos; tiene más peligro que un chupito de ácido sulfúrico.

(TOI21X)