Evangelio 2018

25 agosto, 2013 – Espiritualidad digital

La pregunta del millón y el “evangelio según san yo”

¿Serán pocos los que se salven?    Es la pregunta del millón: ¿Serán pocos los que se salven? «Al final, ¿Qué será de este hijo mío que no va a misa, qué me sucederá si no confieso, qué será de este amigo mío divorciado que vive con otra mujer? ¿De verdad cree, padre, que Dios los enviará al Infierno? ¿Qué dios predica usted? ¡Pasaron los tiempos del Dios castigador!

    Ya sé, ya sé… A muchos les hubiera gustado que, a la pregunta del millón, Jesús hubiese respondido: «No os preocupéis, chicos. Dios en muy bueno, y no permitirá que una criatura suya, a la que tanto ama, arda en el Infierno eternamente. ¿Permitiríais eso vosotros para vuestros hijos?¡Cuánto menos Dios!» Esto es lo que muchos responderían si fueran Dios. ¿Dejarán ahora responder a Jesús?

    Muchos intentarán entrar y no podrán. No requiere interpretación: muchos se condenarán. ¿Por qué? Esforzaos en entrar por la puerta estrecha. Por no esforzarse, por huir de la Cruz, por pensar que Dios lo haría todo. Y, entre ellos, muchos alegarán que iban a misa: Hemos comido y bebido contigo, y has enseñado en nuestras plazas. Iban, sí, a responder ellos las preguntas hechas a Jesús. Son los del “evangelio según san yo”.

(TOC21)