Libros de José-Fernando Rey Ballesteros

21 Agosto, 2013 – Espiritualidad digital

La muerte de la marquesa

hemos aguantado el peso del día y del bochorno    Cuentan de cierta marquesa que, cuando estaba a punto de morir, convocó en torno a su lecho de muerte a toda la servidumbre. Acudieron allí, ansiosos de escuchar las últimas palabras de la señora, quizá esperando una lección, o una plegaria, o un desahogo postrero. Cuando estuvieron todos, abrió la boca la marquesa, dijo: «ha estado todo muy bien», y se murió.

    Los resúmenes son importantes. Indican cómo ha vivido cada uno su momento, y cómo ha disfrutado o echado a perder el tesoro que encierran las horas. Los empleados de primera hora de la parábola de hoy habían trabajado todo el día para un amo a quien se precian de servir los ángeles, y habían empleado sus fuerzas en una viña llamada a unir Cielo y Tierra. Deberían sentirse dichosos de haber pasado la jornada junto al Rey de reyes, y de haber gastado sus energías sembrando semillas de eternidad destinadas a dar fruto por los siglos. Sin embargo, todo su resumen es: hemos aguantado el peso del día y del bochorno. ¡Pobres ciegos, pobres idiotas! Recuerdan al hermano mayor del Hijo Pródigo. Y también a quienes salen del templo con su resumen: «¡Qué larga ha sido la misa!»

(TOI20X)