“Evangelio

9 Agosto, 2013 – Espiritualidad digital

¿Nos conocemos?

no os conozco    Son muchos los textos del Evangelio que hablan del Juicio Final. Y, en la mayoría de ellos, la frase con la que el Señor se dirige a quienes se condenan es la misma: No os conozco. En esta frase, bien entendida, se encierra todo el misterio de la salvación, así como el de la condena.

    Y es que la salvación no es una infinita “partida extra” para quienes han jugado como buenos chicos el juego de la vida. La salvación es el conocimiento amoroso del Dios eterno manifestado en Cristo.

    Conoció el hombre a Eva, su mujer, la cual concibió y dio a luz (Gén 4, 1)… ¿Cómo será esto, si no conozco varón? (Lc 1, 34)… En la Biblia, «conocer» no significa realizar una actividad intelectual. Significa mirar con amor, entrar en el misterio del ser amado, y así, fecundar y vivificar. Cuando el alma entra en el conocimiento amoroso de Jesús, y se deja conocer por Él, ingresa ya en la eternidad, aún durante esta vida. Después el cuerpo, habiendo sido conocido por Cristo en el misterio de la Cruz, es resucitado e ingresa igualmente en la eternidad. Por tanto, no os conozco significa: «No me dejasteis amaros».

(0908)