“Evangelio

29 Julio, 2013 – Espiritualidad digital

Santa Marta, Lázaro, Jesús y el tren

santa marta

    Marta había enviado a llamar a Jesús mientras su hermano moría, pero Jesús llegó cuatro días después de su muerte. ¡Cómo lo había echado de menos! Si hubieras estado aquí, no habría muerto mi hermano. Es como nosotros; también echamos de menos a Jesús mientras la muerte extiende su manto. Muchos hay que dicen: «Si Jesús hubiese estado en Santiago, no habrían muerto 79 personas en un tren».

    Pero Jesús estaba en Betania mientras Lázaro moría, y en Santiago mientras descarrilaba el tren. No como nosotros hubiésemos deseado, dejándose ver y deteniendo la muerte, sino crucificado, compartiendo la muerte y el dolor de cada hombre. Estaba en las fiebres de Lázaro y en las heridas de quienes quedaron aplastados en los vagones, haciendo con su cuerpo cauce que conduce a la Vida las aguas de la muerte. Yo soy la resurrección y la vida: el que cree en mí, aunque haya muerto, vivirá. No era Él, Marta, quien no estaba donde tú, sino tú quien no estabas donde Él. Porque a menudo nos quedamos petrificados en la muerte, mientras Él ya ha cruzado hacia la vida. La pregunta que yo me hago es: ¿Cuántos se asieron a esa mano llagada?

(2907)