“Evangelio

15 Julio, 2013 – Espiritualidad digital

Los del balneario

no he venido a traer paz, sino espadas    Algunos se han equivocado, y han confundido a la Iglesia con un balneario o una escuela gratuita de yoga. Son los de la “espiritualidad lexatín”: «Vengo a buscar paz en la oración, porque la vida es muy ajetreada y siento mucho estrés. Así que rezo y me olvido de todo». Luego escuchan hablar del pecado, del infierno, o de las exigencias del Amor de Dios, y salen huyendo. Ellos no venían a eso. De todas formas, no tardan en encontrar algún chiringuito donde oír sólo cosas bonitas.

    No he venido a traer paz, sino espadas. Está dicho para los del balneario. La vida cristiana no consiste en cerrar los ojos y relajarse. Consiste en tomar la espada y empezar a cortar las amarras que nos atan a este mundo para no tener más atadura que Cristo. Y la primera de esas amarras es la más gruesa: la que te une a ti mismo. Hay que cortar con los afectos desordenados, con la propia imagen, con el egoísmo y la soberbia, con la sensualidad… Es agotador y maravilloso, porque conforme cortas amarras te abrazas más fuertemente al Señor y amas más. Pero, de relajante, la verdad, no tiene nada. Lo siento.

(TOI15L)