Libros de José-Fernando Rey Ballesteros

5 Julio, 2013 – Espiritualidad digital

Un club selecto

club selecto    Cuando Jesús se pone serio, nunca dice «hacedme caso» o «caminad por el camino que os indico». Cuando Jesús se pone serio dice sígueme, como le dijo a Mateo. Y reclama para Sí el lugar central de todas las miradas, de todos los pensamientos, de todas las almas y de todos los corazones.

    ¿Cómo es que vuestro maestro come con publicanos y pecadores? Muy sencillo: porque nuestro maestro no ha venido a salvar al mundo mediante el cumplimiento de unas leyes. Ha venido, precisamente, a traer la salvación a los pecadores. Y esa salvación consiste en amarlo desesperadamente, unirse irremediablemente a Él, y seguirlo hasta el final. En definitiva, la salvación es Él, el Cielo es Él, la santidad es Él.

   No tienen necesidad de médico los sanos, sino los enfermos. Nuestro maestro come con publicanos y pecadores porque no ha venido a crear el club de “los perfectos”, sino uno muy distinto: el de los pecadores que aman a Jesucristo. Ese bendito club es la Iglesia. Y a ese club han pertenecido y pertenecen los santos. Mateo pasó, de pecador, a pecador que amaba a Jesucristo. Tú y yo pecadores ya somos. En cuanto al segundo requisito… ¿Qué tal?

(TOI13V)