Evangelio 2018

30 junio, 2013 – Espiritualidad digital

Extraño Jesús, siempre en dirección contraria

dirección contraria    El instinto nos mueve a ser blandos con quienes están a nuestro favor, y duros con quienes están en contra de nosotros. A quien nos da la razón se lo permitimos todo; a quien nos lleva la contraria no le pasamos una. Pero Jesús parece violentar siempre ese instinto, para hacer precisamente lo contrario.

    Santiago y Juan quieren castigar a quienes se negaron a recibir a Jesús… Puro instinto. Pero Jesús les regañó. Y después pidió a su Padre que perdonase a quienes lo crucificaban.

    Poco más tarde, se acerca un “fan” de toda la vida: Te seguiré a donde vayas. Nosotros le hubiéramos dado un abrazo, y además le habríamos regalado una vajilla por darse de alta. Pero Jesús lo espanta: «¿Estás seguro? Mira que vas a vivir peor que las zorras y las aves, porque ellas tienen donde cobijarse, pero el Hijo del hombre no tiene dónde reclinar la cabeza». Quizá se marchó despotricando.

    Está visto que nuestro instinto no es de fiar. Obedece a nuestra vanidad, mientras Jesús obedece sólo a su Padre. Apréndelo: cuanto más unido estés a Jesús, más cerca estará la Cruz, y –no lo dudes- más dulce será el Amor. El de verdad.

(TOC13)