Libros de José-Fernando Rey Ballesteros

24 Junio, 2013 – Espiritualidad digital

Zacarías “Buonarroti”

Zacarías    Miguel Ángel dijo que él no inventaba sus esculturas; se limitaba a liberar la imagen contenida en la piedra. Pero antes que Buonarroti vino Zacarías. Cuando se disponía a asestar el primer golpe de cincel en la criatura con que Dios le había bendecido, toda la parentela estaba pendiente de su acierto. Suponían que, según costumbre entre los padres, esculpiría su autorretrato y llamaría al niño con su propio nombre. Pero este Miguel Ángel aaronita los dejó petrificados a ellos: Juan es su nombre. En lugar de relamerse y afinar el golpe, les descubrió que la imagen ya estaba en la piedra, y que él se disponía a liberar la obra de Dios en aquel niño.

    Los padres deberíais aprender de Zacarías y de Buonarroti, aunque viene a ser lo mismo. El niño que recibís en vuestra casa viene de Dios, y lleva en los genes de su alma una llamada divina, una misión que cumplir, y un Amor que gozar. No queráis estropearlos plasmando en ellos vuestra propia obra. Más bien, poned todo vuestro cariño en descubrir con él esa llamada, esa misión, y ese Amor originalísimo que le harán feliz. Eso es educar. Lo demás es vestir muñecos.

(2406)