Evangelio 2018

20 junio, 2013 – Espiritualidad digital

Sobran las palabras

palabras    Hay algo que deberíamos tener en cuenta cuando hablamos con Dios: no tenemos que convencerle de nada. Es más listo que nosotros, sabe las cosas mejor que nosotros, y tiene más razón que nosotros. Sobran los esfuerzos para “hacernos entender”. Antes de que abramos la boca, ya nos ha entendido. Podemos ahorrarnos ese trámite. Vuestro Padre sabe lo que os hace falta antes que lo pidáis. Dice antes que lo pidáis porque quiere que pidamos. Pero no necesita que le expliquemos.

    No uséis muchas palabras. Usamos palabras para hablar con Dios, porque no sabemos hablar de otra forma. Hacemos bien; pero que sean palabras sencillas. Si rezas el Padrenuestro no “digas” las palabras de Jesús; paladéalas, que son dulces. Si prefieres desahogarte, hazlo; tu Padre te escucha con cariño.

    Llegará un día en aprendas a hablar con Dios sin palabras. Tendrás dentro algo tan grande que pensarás «no tengo palabras para esto». Dios te dirá: «no las busques, que te va a estallar el cerebro. Sólo mírame». Mirarás al sagrario, y no querrás ya moverte ni hacer nada. Volará el tiempo. Y si tu ángel te pregunta «¿de qué has hablado con Jesús?» le responderás «hoy le he querido mucho».

(TOI11J)