“Evangelio

19 Junio, 2013 – Espiritualidad digital

¿Quién le paga a usted?

paga    Uno trabaja para quien le paga, y procura tener contento al jefe porque su salario depende de ello. Luego están los “bien pagados” y los “mal pagados”. Los “mal pagados” fingen aprecio a su jefe y despotrican cuando llegan a casa. Los “bien pagados” piensan que han tenido suerte y les merece la pena el esfuerzo.

    El santo vive para Dios. Hay actores que interpretan a santos, pero se deben a su público. Se entregan, rezan y se sacrifican… Pero miran de hito en hito al patio de butacas para comprobar que el respetable los mira con aprobación, y callan a veces esperando el aplauso. Si no llega, no duermen. Si llega, sufren una hemorragia de satisfacción. Os aseguro que ya han recibido su paga. ¡Qué mal pagados están! El aplauso de los hombres se evapora. El santo ama a todos, y por todos da la vida, pero sólo busca la mirada de Dios. Y cuando ve al Señor sonreír, descansa. «Señor, con que me sonrías Tú, voy pagado. Aunque los hombres me apaleen, tu sonrisa nadie me la puede quitar». Por eso no necesita esperar al final de la jornada laboral para recibir su Cielo; tiene un buen adelanto.

(TOI11X)