Evangelio 2018

15 junio, 2013 – Espiritualidad digital

Hombres de palabra

hombres_de_palabra    Debe distinguir al cristiano un apasionado amor por la verdad. Y no debe confraternizar con el mundo cuando ve que se ha convertido la mentira en moneda corriente. Si en ámbitos como la política, los negocios o las leyes, quienes triunfan se sirven de la ella como de un instrumento más, no debe olvidar el hijo de Dios que el Demonio es “padre de la mentira”. A semejante personaje, yo jamás le pediría prestada un arma, ni siquiera unas tijeras de cortar las uñas.

    No existen “mentiras piadosas” para un cristiano. Jamás puede ser piadoso lo que procede del Maligno. A vosotros os basta decir “sí” o “no”. Quienes rodean a un cristiano deben saber que jamás miente, ni en nimiedades. Por eso, cuando el cristiano dice “sí” todos le creen; es un hombre de palabra.

    Apenas quedan hombres de palabra. Quienes dicen serlo probablemente mienten; si lo fuesen de verdad, no necesitarían proclamarlo. Pero el cristiano es discípulo de la Palabra, de Aquél que dijo: Yo soy la verdad (Jn 14, 6). ¿Cómo puede, entonces, transigir en “mentiras piadosas”? Cosa distinta es el silencio; también la discreción es virtud. No hay por qué decirle todo a todo el mundo.

(TOI10S)