Evangelio 2018

8 junio, 2013 – Espiritualidad digital

Un estúpido juego de palabras

juego_de_palabras    Puede que sea un estúpido juego de palabras, pero no es lo mismo estar callado que estar en silencio. Digamos, al menos, que no todo el que está callado está en silencio. Mucha gente está callada porque no tiene nada que decir, y a otros más les valdría callarse porque sus palabras son vanas. El silencio, sin embargo, es algo sagrado y lleno de Dios. Sí… Hay personas que, más que estar en silencio, están sumergidas en el silencio. Hablan con Dios sin palabras. Por eso, puede que te parezca, cuando estás con ellos, que están callados, pero en su interior se encuentran embebidos en dulcísima conversación. Por sus ojos lo notarás.

    María es una de esas personas. Mejor dicho, es el modelo de esas personas. Ella conservaba todo esto en su corazón. Por eso hablaba poco con los labios. Cuanto sucedía, en lugar de moverla a juzgar precipitadamente, la sumergía más en ese silencio, y allí Dios la amaba y le explicaba todo. Y cuando, al final, abría los labios, sus palabras llevaban el santo perfume del Espíritu. Si te encuentras con una persona así, aunque tarde en hablar, toma nota de todo lo que diga. No tiene desperdicio.

(ICM)