“Evangelio

23 Mayo, 2013 – Espiritualidad digital

El sacerdote es Cristo crucificado

sacerdote    El sacerdote es Cristo crucificado. Todo él está ofrecido al Padre y clavado al altar. Cuando dice «podéis ir en paz», él se queda, porque el sacerdote es una misa comenzada y eterna.. Para un pobre hombre esto es humillante y sobrecogedor. Podría morir de Amor.

    Conoce grandes amores, porque los amores de Cristo habitan en su pecho. Conoce grandes dolores, porque los dolores de Cristo taladran el suyo. Sabe de ingratitudes, porque las afrentas con que te afrentan –le dice a Cristo- cayeron sobre mí (Sal 68,10). Sabe del Cielo, porque vive en la llaga del Costado. Alaba con júbilo y llora a solas, aunque nunca está solo.

    Ten cuidado con cómo tratas al sacerdote, porque es más amigo de Cristo de lo que lo era Moisés de Dios. Aunque sus pecados sean públicos, ten cuidado con lo que dices de él; recuerda a Aarón y a María (cf. Núm, 12). El Señor le pedirá cuentas, pero tú ten cuidado; el celo de Cristo por sus sacerdotes es terrible. Los ama con Pasión. Como trates al sacerdote tratas al crucifijo. Como recibas al sacerdote recibes al crucifijo. Como obedezcas al sacerdote obedeces al crucifijo. Porque él es un crucifijo.

(XTOSES)