Libros de José-Fernando Rey Ballesteros

22 Mayo, 2013 – Espiritualidad digital

Uno de los nuestros

unodelosnuestros    Nada tienen que ver los chalets que proliferan en las afueras de nuestras ciudades con las chozas de las civilizaciones antiguas. Y no me refiero a las comodidades, sino a las tapias y setos. Cuando la gente vivía en tribus, de la choza propia a la del vecino había un paso. Ahora hay que escalar y llaman a la policía. O llamar al timbre y que te ladre el perro de los Baskerville. Antes «los nuestros» eran multitud. Ahora son los cuatro de casa y el de los Baskerville.

    Se lo hemos querido impedir porque no es de los nuestros. ¡Si Juan hubiera sabido que, muy pronto, los nuestros serían multitudes! Hoy tenemos muchos “Juanes”: «Yo educo cristianamente a mis hijos. Si el vecino no va a misa y quiere irse al Infierno… ¡Allá él! No me he construido un chalet para tomar café con el prójimo, sino para que no me moleste. No es de los nuestros». Les gusta el Cielo porque Jesús dijo que allí hay muchas moradas (Jn 14, 2). Pero ni allí ni en el Infierno hay tapias. ¡Vaya sorpresa cuando se encuentren con el vecino en uno de los dos sitios! (no diré en cuál).

(TOI07X)