Evangelio 2018

10 mayo, 2013 – Espiritualidad digital

¡Y otra de gambas!

    Nunca me ha gustado la costumbre de postergar todas las recompensas al “más allá”. Es una religión terrible la del “fastídiese ahora y cobre después”. La gente que está tomando cañas en la terraza del bar te ve pasar con cara de vinagre y dicen: “ése es cristiano. Ahora no bebe cerveza y luego en el Cielo le pagan los disgustos con gloria bendita. Cualquiera se arriesga. ¡Otra de gambas!”.

    Algunos “cristianos” me dan miedo. Leen: ahora sentís tristeza, pero volveré a veros y se alegrará vuestro corazón. Y te dicen: ahora es en esta vida, ¡A fastidiarse!. Volveré a veros es en el Cielo; allí nos compensarán.

    No hemos entendido. Las palabras de Jesús quieren decir: «en este mundo sufrirás como he sufrido Yo. Pero volveré a visitarte, y te alegrarás con una alegría que todas las tristezas de esta vida no te podrán quitar. Me quedaré en tu alma, habitaré en ti, y no me marcharé si no me echas». Esto le entiendo mejor. Porque tristezas no me faltan, como a todos, pero el Amor que llevo dentro no me lo quita ni la Guardia Civil.  Y, después ¡El Cielo! ¿Se puede pedir más? Sí. ¡Otra de gambas!

(TP06V)