“Evangelio

9 Mayo, 2013 – Espiritualidad digital

Toda una aventura en cuestión de segundos

    ¿Sabías que mirar la Sagrada Hostia cuando la eleva el sacerdote en misa conlleva indulgencia? Haz la prueba. Mírala con cariño y te diré lo que sucederá…

    Tú miras buscando al Señor entre las manos del sacerdote, porque sabes que está ahí. Pero tus ojos no ven nada, salvo apariencias. Dentro de poco ya no me veréis. Lo que ven tus ojos parece pan, por más vueltas que le des, aunque la mires boca abajo. Por eso tus ojos se entristecen; no encuentran a Jesús. Vosotros estaréis tristes

    ¡No los retires! Deja que lloren al no encontrar a Aquél que aman, deja que la Hostia se vuelva noche para ellos. Poco a poco, en esa noche, como suele pasar cuando se apaga la luz, las pupilas del alma se dilatan y comienza el alma a ver bajo la luz de la fe… Poco más tarde me volveréis a ver ¡Ahí está! Con su cuerpo, su sangre, su alma y su divinidad. Y el alma se alegra, y se enciende en amor y en esperanza de unión completa. Entonces vuestra tristeza se convertirá en alegría. Y todo en cuestión de segundos. ¿Es o no es poco? Sólo hace falta mirar bien.

(TP06J)