“Evangelio

8 Mayo, 2013 – Espiritualidad digital

El idiota que quería ser como Dios

    Si hace once días nos decía Jesús lo que yo os digo no lo hablo por cuenta propia (Jn 14, 10), y  hoy nos dice, sobre el Espíritu Santo, que lo que hable no será suyo… ¿Por qué nos empeñamos tanto nosotros en tener razón? Si el mismo Dios Hijo y Espíritu Santo no hacen sino escuchar, obedecer y transmitir lo que viene del Padre, ¿cómo somos tan estúpidos de aferrarnos a nuestras opiniones? ¿Por qué queremos ser ley para nosotros mismos?

    Devolvámosle al Demonio su propio argumento: ¿queréis ser “como dioses”? ¡De acuerdo! ¡Sed como dioses! Sed humildes, como Dios. Obedeced, como Dios. No busquéis vuestra gloria ni vuestro interés, como Dios.

    Sin embargo, cuando lo que nos viene de Dios no cabe en nuestra cabeza, rápidamente sentenciamos: «¡La Iglesia se equivoca! ¡El sacerdote no tiene razón!» ¿Por qué? Porque lo que me dicen no coincide con mi opinión o con mi interés particular. Y lo que yo no veo claro, forzosamente ha de ser mentira. No hay nada más peligroso en este mundo que un tipo que tiene razón. Es como un loco con un arma.

    Perdona… Eso no es ser como dioses. Es, sencillamente, ser como idiotas.

(TP06X)