Libros de José-Fernando Rey Ballesteros

27 Abril, 2013 – Espiritualidad digital

¡Qué solito estás!

    Aunque Tú eres desde siempre, hace cerca de dos mil años que te encarnaste y estás con nosotros. Treinta y tres años pisando la tierra, y siglos esperando en los sagrarios. Según se mire, dos mil años son mucho tiempo. Y, para la inmensa mayoría de la población mundial, sigues siendo un enigma que ni siquiera les interesa resolver. Muchos, a lo largo de estos siglos, han acudido a ti buscando soluciones o respuestas, muchos te han comulgado –mejor o peor-, muchísimos te han rezado. Pero…

    Hace tanto que estoy con vosotros, ¿y no me conoces? Me pregunto cuántos han acudido a ti para saber de ti, para preguntarte por ti, para conocerte. Cuántos se te acercan con curiosidad de enamorado y se te quedan mirando hasta que sus ojos se pierden en ti. Cuántos, ante tu presencia, guardan silencio esperando que lo llenes con la noticia de tu Amor.

    Es curioso, y quizá triste. Muchos vienen a ti buscando cosas, y otros se postran ante ti para que los lleves al Cielo. Pero ¿cuántos saben que el Cielo es, precisamente, conocerte, y, al conocerte, amarte y saberse amados por ti? El gran secreto: mirarte a ti es tenerlo todo.

(TP04S)