“Evangelio

24 Abril, 2013 – Espiritualidad digital

Mira bien… y verás

    Te gustaría ver a Dios Padre, ¿verdad? Y ¿cómo lo verás, si tus ojos sólo ven cuerpos, y Dios Padre no tiene cuerpo? El que me ve a mí ve al que me ha enviado. Mira con ojos de amor al Hijo, que se ha encarnado, tiene cuerpo, y es sumamente amable, y con la luz de la fe tu alma verá al Padre.

    Te gustaría ver a Cristo, ¿verdad? Y ¿cómo lo verás, si tus ojos sólo ven lo que hay en la tierra, y Él ascendió al Cielo? Mira con ojos de amor a la Sagrada Hostia cuando la eleva el sacerdote, o cuando rendida se muestra en la custodia, y con la luz de la fe tu alma verá a Cristo y también al Padre.

    Pero, recuerda, has de mirar con ojos enamorados. Los ojos fríos son opacos a la fe. Sin embargo, los ojos enamorados abren ventanas al alma. Yo he venido al mundo como luz, y así, el que cree en mí no quedará en tinieblas. Con la caridad en los ojos del cuerpo se recibe la luz de la fe y el alma goza en la esperanza de poseer en plenitud cuanto ahora ve.

(TP04X)