“Evangelio

17 Abril, 2013 – Espiritualidad digital

Lo mejor de Jesús… es Jesús

    Muchos acudían donde estaba Jesús… Lo hacían porque allí los panes se multiplicaban y los vientres se llenaban (de vez en cuando); porque los cojos andaban y los ciegos veían (de vez en cuando); porque pronunciaba palabras hermosas (de vez en cuando).  Pero Jesús no dijo que daría vida eterna a quien acudiera donde Él estaba, sino a quien viene a mí.

    “Ir a Jesús” es distinto de “ir donde está Jesús”. Porque yo también “voy donde está el tendero” y le compro dos paquetes de café; pero no por eso me enamoro de él. El tendero es parte de mi plan, pero mi plan es el café. Quien “va a Jesús” encuentra en Él su punto de llegada. Le dice: “Jesús, no vengo a por nada en particular, aunque necesito muchas cosas que Tú bien conoces. Pero yo vengo por ti, porque te amo y quiero vivir contigo. Lo de las cosas lo dejo en tus manos, pero si te pierdo a ti, me muero”. Quien acude así a Jesús ya tiene vida eterna, porque la vida eterna es Él. Y, además –dice el Señor- yo lo resucitaré en el último día. ¿De verdad se puede desear algo más?

(TP03J)